sábado, 21 de febrero de 2015

El terremoto del 21 de febrero de 1912 (Terremoto de Tres Ríos), Costa Rica

El terremoto del 21 de febrero de 1912 (Terremoto de Tres Ríos), Costa Rica

Periódicos El Noticiero, Año XI, números 2903 y 2904, y El Republicano Año I, números 33 y 34, 22 y 23 de febrero de 1912, San José, Costa Rica

“Los temblores de la madrugada de ayer se sintieron en toda la República, alarmando a todos sus habitantes. Detalles completos recibidos telegráficamente de provincias y Pueblos.”

“El terremoto de ayer, grandes estragos, pueblos desolados, Inmensa zozobra, El Turrialba en actividad”

Ayer a las dos y veinte minutos de la madrugada, fueron súbitamente despertados los habitantes de esta ciudad, con motivo del fuerte temblor que a esa hora se sintió en casi todas las regiones del país.

A esa hora todo el mundo abandonó rápidamente la cama y se echó a la calle, en busca de lugares más seguros. Aun personas que habitan en casa de madera se lanzaron a la calle, alarmadas del movimiento, pues la intensidad y duración de él fueron de consideración. Después de ese temblor se sintieron algunos otros, débiles, pero que aumentaron el pánico entre los moradores de esta ciudad.

El terrible temblor ocurrido en la madrugada del día de ayer, ha traído de nuevo el espanto al ánimo de todos. Fue pavorosa e insólita esa sacudida fortísima que alcanzó VII de intensidad, tuvo una duración de dos minutos y veinte segundos y accionó en dirección NW a SE, siendo este último dato comprobación del aserto de que el movimiento proviene, si no del Turrialba, del volcán Irazú; posiblemente la mayor actividad provenga del primero, pues momentos antes del terremoto, se le vio coronado por una inmensa luminaria o reflejo. El pánico invadió los hogares y todo San José se encontraba ocupando las plazoletas y lugares más resguardados del inminente peligro que momentos ha nos amenazó con su sacudida de muerte. En los barrios bajos de la ciudad había mujeres atacadas, enfermos que abandonaban su lecho, lanzándose a las calles en busca de auxilio misericordioso de la clemencia divina. Niños pobres en brazos de infelices mujeres que cubriéndose con una triste cobija, corrían en busca del hogar de sus padres para participar juntos del suceso desgraciado que en aquella hora fatal amenazaba a todos, grandes y chicos, ricos y pobres, porque el elemento destructor no respeta jerarquías, ataca a todos por igual.

El temblor grande se registró en el Observatorio Nacional a las dos y veinte minutos de la madrugada, con una duración de tres minutos cinco segundos, esto es, de mayor duración que el terremoto que destruyó a Cartago. La dirección dominante fue Noroeste a Sureste, (dirección del Poás), y la intensidad VII, siendo el movimiento de trepidación, según se pudo deducir de los datos marcados por los aparatos. También, según datos registrados en el Observatorio, el tremor de este temblor fue de dos minutos veinte segundos, la fase principal de 40 segundos, la amplitud de 805 mm y la distancia aproximada del epicentro, 140 kilómetros de San José.

Además, en la misma madrugada hubo seis temblores de igual dirección que el anterior, y de III de intensidad, ocurriendo el primero a las 2:25 a.m.; el segundo a las 3:32 a.m.; el tercero a las 2:39 a.m.; el cuarto a las 3:16 a.m.; el quinto a las 3:28 a.m., y el sexto a las 3:38 a.m., siendo este último de IV de intensidad. A la hora exacta del temblor de las 2 y 20 minutos de la madrugada, se paró el reloj regulador del Observatorio, lo cual no ha dejado de llamar la atención, pues en otras ocasiones, con temblores semejantes, no ha interrumpido su marcha.

La torre del Observatorio sufrió algunos daños que es preciso reparar. En el patio del Museo Nacional se derrumbó una de las paredes que lo cierran. En la parte interior del edificio no hubo daños de consideración. Los parques, plazas públicas y carros de los dos ferrocarriles, fueron los lugares donde se refugió la mayor parte de las gentes. En la acequia que conduce el agua a los estanques de la cañería de aquí, cayeron algunos derrumbes, los cuales fueron quitados, para lo que hubo que suspender el servicio de agua de esta ciudad. El ingeniero municipal informa que el cauce que conduce el agua tiene un lecho casi en su totalidad de tierra y se ha profundizado a causa del lavado, especialmente de Sabanilla de Mojón arriba. El temblor derrumbó sobre el cauce de la cañería, grandes trechos del paredón, que cayeron en él, enturbiando el agua y que la cantidad de agua caída es de mucha consideración, hay trayectos de 200 metros derrumbados, grietas enormemente largas, y en muchas el derrame de agua produjo verdaderas inundaciones, quedando casas completamente aisladas; muchos puentes de mampostería quedaron hechos pedazos, de ahí que las comunicaciones están interrumpidas y las gentes no pueden salir de sus casas. El agua que nos llega es un lodo espeso, que no puede utilizarse. El trayecto de la cañería interrumpido es de unos seis kilómetros.

Algunos polizontes de servicio en la calle a la hora del temblor y varias personas, notaron hacia el lado Oeste de San José, en la región del Pacífico, continuos y prolongados relámpagos. También se asegura que pocos minutos después cayó ceniza.

A causa del temblor muchas casas de esta ciudad sufrieron daños; la mayor parte de ellas estaban deterioradas. Entre las de construcciones modernas sufrió la de don Juanito Aguilar, la culata de la casa se derrumbó completamente, sin haber desgracia personal. Los jefes de policía de esta ciudad tomaron las precauciones del caso para evitar robos, tan comunes en estos casos, lo cual logró evitarse. También la policía prestó oportunos servicios a los vecinos de esta población.

El edificio del Elefante Blanco (Penitenciaría) sufrió grandes desperfectos y el presidente de la República ordenó que se hagan las reparaciones necesarias. A este edificio es al que más reparaciones hay que hacer, de carácter verdaderamente serio y que costarán según cálculos de peritos más de 10 mil colones.

En los lavaderos Municipales del Padre Umaña, hubo pequeños desperfectos a causa de los fuertes socollones. Muchas paredes de casas de adobe, por las orillas de la ciudad, sufrieron desperfectos, y con peligro para sus moradores. Algunos establecimientos de vinaterías sufrieron pequeños daños. En el interior de la Botica Municipal se desplomaron algunas paredes por el mal estado de dicho edificio, quedando inseguro para resistir otra sacudida si repitiese. Muchos frascos de la estantería fueron rotos. En el Teatro Nacional se sintió fuertemente la sacudida, poniendo en movimiento al señor Administrador y demás personal del mismo, pero no hubo novedad alguna. La fábrica de licores sufrió daños.  El agua de la pila del Parque Central se derramó en rumbo SE.

Anteayer, en un tren especial, habían llegado a esta ciudad 46 turistas norteamericanos, que se hospedaban en el Hotel Imperial. Esta gente, poco familiarizada con los fenómenos sísmicos, se horrorizó de tal manera que ayer tomó el tren de Limón, para marcharse a su país. Había que ver el susto que se notaba en la cara de los turistas yanquis. Anuncio publicitario: “Ese susto se cambió pronto en placer, cuando tomaron cerveza Traube, la cual hace volver el alma al cuerpo, aún a los muertos”. Llegaron a Limón a tomar el vapor para regresar a los Estados Unidos, venían los pobres bastante contrariados del peligro que dice, corrieron con el temblor: “Oh, Costa Rica!, dicen ellos, es muy bonita, pero ¡caramba! Mucho baile, y juran no volver al país nunca más. Vi a una turista con un tafetán que le cubría la mejilla, un mueble le cayó encima con el terremoto. Tomaron el vapor huyendo de las molestias que ocasiona nuestra agitada naturaleza.

También, más de 80 machos norteamericanos que se hallaban en San José en calidad de turistas, y que habían venido con el propósito de conocer la bella Costa Rica, fue tan terrible el pánico que les infundió el desolador visitante, que ayer en la mañana activaron su salida para Puntarenas e incontimenti tomar el buque para el exterior. Había que ver el lío de maletas en aquella estación del Pacífico, y la gritería que se armaba en los carros queriendo precipitar la salida del tren.

El Dr. Don Gustavo Michaud, autoridad en asuntos sísmicos, estudia los temblores de la madrugada de ayer. Supone el señor Michaud que el epicentro de los movimientos está en Nicoya, Guanacaste. Si así es, los fenómenos tienen relación con el Herradura, el cual, por sus manifestaciones, no queda duda de que sea un volcán.

El almanaque de don Pedro N. Gutiérrez, para 1912, dice al tratarse de febrero: 18 al 24 variable el 19, 20, 21, 23 y 24”. La luna, en el momento del temblor grande, estaba en el meridiano superior.

Desgracias personales podemos decir que no ha habido de consideración, a excepción de la ocurrida al caballero don Enrique Fernández quién en el momento del temblor se golpeó la mejilla derecha causándole una herida. El señor Fernández fue atendido en la Casa de Salud de los doctores Uribe y Castro Cervantes y atendido por aquel facultativo junto con el doctor Fernández, don Mauro.

Como las noticias que se obtuvieron en esta ciudad indicaban que la villa de Tres Ríos es la más azotada por los temblores, el señor Presidente de la República acompañado de un edecán, se dirigió a aquella población a caballo, ayer a las tres de la tarde. El señor Presidente examinó cuidadosamente el estado de las casas de aquella población y aconsejó a sus moradores desalojarlas.

Anoche regreso la comisión que fue a componer los desperfectos ocasionados en la acequia que surte los estanques de nuestra cañería. Informó que el desperfecto es mayor de lo que al principio se creyó, pues todas las partes de calicanto fueron dañadas. 

Recuento de daños

En Tres Ríos: En esta población el movimiento ha sido tan fuerte, como nunca recuerdan haberse observado. Fue de más duración y más intensidad que cualquiera de los sentidos en 1910.  Los daños aquí son muchos; el edificio escolar y el municipal están en ruinas, hay que destruirlos. El miro del cementerio, donde están los nichos, se rajó en gran parte, abriéndose las tumbas y quedando a descubierto los cadáveres. En las calles alrededor de la plaza se abrieron varias grietas. El río Chiquito, que corre como a 300 metros al Este de la villa se secó. La autoridad envió una comisión a investigar la causa. El comercio ha tenido grandes pérdidas. Todos los habitantes de esta población se alarmaron y al huir de sus casas algunos se golpearon.
  



Estado del cementerio de Tres Ríos después del terremoto del 21 de febrero de 1912
Las casas, a excepción de las de madera, han sufrido tanto aún más que cuando el terremoto de 1910, de tal manera que ahora están inhabitables. Un niñito casi perece bajo unos adobes, pues en el momento en que estos caían fue quitado de la cama por sus familiares y solamente recibió algunas contusiones. En el distrito de San Juan también hubo algunos contusos. La gente continúa alarmadísima y teme penetrar a us casas, lo que nos parece lógico porque están terriblemente averiadas

Así quedó la fachada de la escuela de Tres Ríos. 


Una calle de Tres Ríos después del terremoto del 21 de febrero de 1912.

En Cartago: Esta madrugada, a las 2 y 20 a.m., se sintió un fortísimo sismo temblor que produjo alarma general, sin causar daños. A continuación hubo otros temblores de regular intensidad. Fue de gran intensidad y de bastante duración. La alarma que causó fue sorprendente, solo el temblor del 13 de abril pudo haberle igualado, aunque se cree que este ha sido de más potencia; por suerte no hemos tenido desgracia personal alguna. Las pérdidas sufridas en los establecimientos situados de Norte a Sur han sido superiores que los que están de Este a Oeste; por lo que se cree que el movimiento sísmico provino del volcán Irazú. El temblor fue de trepidación y oscilación.

En Paraíso: Como a las 2:20 a.m. de hoy se sintió un muy fuerte y largo temblor que pusó en alarma a todo el vecindario. No hubieron desgracias personales, pero sí pérdidas en el comercio. Se dice que el río Caliente está hecho barro.

En Puriscal: A las 2:15 a.m. se sintió aquí fuerte temblor. Mucha alarma; ninguna novedad. M. Romero Escobar.

En Aserrí: Como a las 2 y media se sintió un fuerte temblor de dirección Este a Oeste, causando alarma general. Después de este y con intervalos, hubo tres más pero sumamente débiles.

En Escazú: A las 2:25 a.m. se sintió un fuerte y estrepitoso temblor de intensidad VI, durante aproximadamente 12 segundos, con dirección Norte a Sur, seguidos con intervalos 4 más. No hubo novedad.

En Acosta: A las 2:20 a.m. hubo fuerte temblor de 15 segundos de duración e intensidad V. Después se sintieron 4 pequeños.

Monte Redondo: A las 2:30 a.m. se sintió un sismo de intensidad VI, duración como 8 segundos y seguido de otros movimientos menores. Dirección Sureste a Noroeste. Luego hubo como 10 más de menor intensidad y duración.

En Curridabat: En la madrugada de hoy se sintió un fortísimo temblor que ocasionó daños en casi todas las casas. En la misma mañana hubo otros temblores.


Casa de Rafael Alvarado en Curridabat después del terremoto del 21 de febrero de 1912


En San Pedro del Mojón: El temblor de esta madrugada fue fortísimo. Hay varios daños en las propiedades.

En Santa María de Dota: A las 2:20 a.m. temblor de intensidad VI. Duración 10 segundos. Dirección Este a Oeste. El 20, entre la 1 y las 2 de la tarde, hubo fuerte viento arremolinado. A las 11 y cuarto de la noche, espléndido meteoro de dirección Noreste a Sureste.

En San Pablo de Tarrazú: Fuerte temblor a las 2:20 a.m. Dirección Noreste a Sureste. Se oyó un ruido subterráneo por algunos segundos, 4 o 5 retumbos y, a las 4:05 a.m. otro temblor débil.


En Frailes: Se sintió un fortísimo temblor a las 2:15 a.m., con dirección de Este a Oeste. Duración aproximada, 8 segundos.

En Heredia: Hoy a las 2:25 de la mañana, se sintió un largo y fuerte temblor. Como 15 casas sufrieron daños. Personales ninguno. En la misma madrugada se sintieron otros temblores. La casa de don Braulio Morales fue dañada en las paredes del frente. La casa que habita don Salvador Gurdián lo mismo. La que ocupa la familia de don Teódulo Argüello se hundió casi completa, parece que solo la cocina quedó en buen estado. Una de las torres de la Parroquia sufrió pequeñas averías. Otra casa por el lado del rastro fue casi reducida a escombros.

En La Palma de Heredia: Acabo de llegar de La Palma, dormí en la lechería de don Marcelo Brenes; en este lugar fue tan fuerte el temblor que creo no hubieron resistido ningún aparato sismográfico; la duración fue como de 20 segundos con dirección N-S. Trepidatorio con ondulaciones cortas y fuertes. El vaquero dice que él sintió todos los temblores que precedieron a la destrucción de Cartago y que nunca se había levantado de la cama por ser la casa de madera; hoy fue tanto su pánico que salió a escape. La casa a pesar de ser de horcones sufrió pues uno de estos se vino al suelo y casi mata al perro guardián; también cayó un gran pie de amigo. En el camino encontré gente con Linternas que deseaban tener noticias de lo ocurrido. El alambre telefónico de la Compañía se rompió en La Palma. En San Luis de San Isidro varias casas se hundieron y un adobe le cayó a un campesino produciéndole una fuerte herida  

En Santa Bárbara: A las dos y cuarto de la madrugada de hoy se sintió un fuerte socollón, que en realidad aun todavía me tiemblan las carnes del susto. El vecindario se alarmó muchísimo y con sobrada razón; la cosa no era para menos. El temblor fue más fuerte y más largo que el del 13 de abril de 1910, pero dichosamente no hubo desgracias que lamentar. En el momento del temblor se notó una claridad como de luna que se supone sea la pasada de un astro. Hubo ligeras averías en las casas de habitación y una que otra pérdida en los establecimientos. Después se sintieron cuatro temblores débiles.

En Alajuela: Esta madrigada a las 2:20 a.m. hubo un largo y fuerte temblor que no produjo daños personales ni materiales.

En Poás: El temblor de anoche muy fuerte, más que los que dañaron a Cartago y Toro Amarillo. No hubo daños ni desgracias personales. El pueblo alarmado. El volcán Poás pacífico.

En Sabanilla de Alajuela: A las 2:20 a.m. se sintió un temblor muy fuerte. Más tarde hubo otros.

En Nicoya: A las 2:23 a.m., hubo fuerte temblor que ha sido general en toda la provincia de Guanacaste, sin que hasta ahora se tengan noticias de que haya habido daños.

En Peñas Blancas de Liberia: En las primeras horas de la mañana de hoy, se dejó sentir un fortísimo temblor. Se cree que este movimiento venía de Nicaragua.

En Bebedero: Hoy a las 2:25 a.m. hubo fuerte temblor de Este a Oeste. Duró 5 segundos. No causó daños.

En Puntarenas: A las 2 y media de la mañana de hoy, se sintieron dos fortísimos temblores de poca duración. No hubo novedad ninguna. Enríquez.

En Miramar: A las 2:25 de la madrugada de hoy se sintió un temblor de intensidad V, con dirección de Este a Oeste y que duró como 4 segundos. No causó daños.


En Limón: Esta madrugada se sintió un fuerte sacudimiento terrestre que se sintió desde la Barra del Colorado hasta Sixaola, así como en Siquirres, Guápiles, Matina y demás lugares de la zona Atlántica. 

MAPA DE INTENSIDADES, según Feldman, 1984 (inédito)

Etiquetas: , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal