sábado, 11 de julio de 2015

EL TERREMOTO DE SARCHÍ, 6 DE JUNIO DE 1912, COSTA RICA (PRIMERA PARTE: INFORMES CIENTÍFICOS Y DAÑOS)

EL TERREMOTO DE SARCHÍ, 6 DE JUNIO DE 1912, COSTA RICA (PRIMERA PARTE: INFORMES CIENTÍFICOS Y DAÑOS)

Periódico La Información

Un nuevo terremoto ha conmovido una sección muy importante del país y se ha dejado sentir con más o menos fuerza en todos los lugares de la República.

En la capital: Se sintió el temblor a las 12:40 de la noche del miércoles. Fue ondulatorio en los primeros segundos y luego siguió un movimiento confuso que se supone sea un golpe de retroceso. El movimiento inicial partió del NW y su epicentro está en la cordillera volcánica, en los alrededores del volcán Poás dañando gravemente los pueblos situados en las estribaciones y contrafuertes y luego siguió por la meseta central; las ondas llegaron así a la cordillera central, orientadas hacia el SE, y allí se inició el choque de retroceso que se sintió muy bien en esta ciudad y no en los lugares cercanos del Poás.

La alarma en esta capital fue inmensa. Nadie quedó en su cama y todos procuraron buscar refugios seguros temerosos de que el fenómeno se repitiera. Los policiales activamente informaron a las centrales que no habían ocurrido desgracias, y tanto los jefes de la policía como el señor Gobernador recorrieron en todas direcciones la capital, encontrando que no había daños de ninguna clase, excepto alguna que otra pared cuarteada.


El terremoto de Toro Amarillo fue registrado en uno de los observatorios de E.E.U.U. Así parece ser, a juzgar por esta noticia, que tomamos de un periódico americano.: Washington, 6. La perturbación sísmica que registró el Observatorio Meteorológico de esta capital fue una oscilación de extraordinaria virulencia y de tan grande intensidad cual jamás se había registrado hasta ahora en aparatos registradores de la Universidad de Georgetown en donde los sismógrafos anotaron tres choques consecutivos, perfectamente distintos. El padre Torndorff encargado del Observatorio a dicho: “Estoy seguro que estas trepidaciones de la corteza terrestre han de ocasionar gravísimos perjuicios en algunos lugares. Se procuró medir la oscilación y calcular la distancia que se halló ser de dos mil cuatrocientas millas.”

Primeras noticias:

Las primeras informaciones telefónicas nos hicieron conocer que el temblor había tenido mayor fuerza en la provincia de Alajuela que en la de Cartago. Poco después de la una de la mañana principiamos a recibir noticias alarmantes de los lugares vecinos al Poás. El primer telegrama que recibimos fue el del corresponsal en San Pero de Poás, don Bernardo Esquivel, a quien damos las gracias por la actividad que mostró. Esos telegramas así como los otros de Naranjo, Sarchí, etc., aparecieron en nuestra edición del jueves en la cual pudieron nuestros lectores leer noticias que nos llegaron hasta las cuatro de la madrugada, hora en que entró La Información a la rotativa.

El jueves amanecimos en esta capital bajo la impresión de que el movimiento sísmico había tenido las proporciones de un terremoto en los lugares vecinos al volcán Poás y los informes fueron más completos y exactos; de los recibidos damos los siguientes datos:

En Sarchí, los sismos de menor intensidad se iniciaron en la noche del miércoles. El templo quedó completamente destruido y los vecinos están afligidísimos por la destrucción de la iglesia que tanto dinero había costado. Las casas particulares han quedado por lo menos en un 50% destruidas o inhabitables. La estación lluviosa hace más triste la situación de los que han quedado desamparados. Los comerciantes han experimentado grandes pérdidas. Pero nuestras desgracias particulares las hemos sufrido con resignación; lo que ha llenado de consternación al pueblo fue la inundación que hubo segundos después del temblor. El río Sarchí salió de madre, destruyó sembrados, ahogó animales y arrastró varias casas, pereciendo algunas personas. Hasta ahora se sabe de dos casas que fueron arrastradas por las aguas. Perecieron cinco personas que son: la esposa del vecino del ese lugar Roberto Castro y sus dos hijas Casta y Gloria y David Ugalde y su esposa. Casi por milagro pudo salvarse Roberto Castro llevando en los brazos a sus dos chiquitos Otoniel y Emma. La inundación vino casi al mismo tiempo que el terremoto; se anunció con espantoso ruido y las aguas tenían mezcla de barro y olían a azufre. Según datos de buenos observadores la inundación en algunas partes alcanzó los 100 metros de ancho y 30 metros de altura.

Mapa de lugares afectados por el terremoto del 6 de junio de 1912. Periódico La Información, 8 de junio de 1912.

En Toro Amarillo, el terremoto toma las proporciones de una catástrofe. Diez muertos y varios heridos. La primera noticia del  terremoto en la región de Toro Amarillo donde fue completamente desastrosa, la tuvimos por nuestro corresponsal en  Zarcero, don Jesús Vargas, quien nos comunicó que el Sr. Jesús Esquivel acababa de llegar al Zarcero procedente de Toro Amarillo. Entre ambos lugares hay una distancia de 15 km. El señor Esquivel da informes terribles del terremoto. Asegura que el gran choque de las 12:40 destruyó casi todas las casas de habitación y que al mismo tiempo el río desaguadero del Volcán Poás se salió de madre arrastrando las casas próximas a sus vegas, causando diez víctimas e inundando las riberas con agua sulfurosa y cenizas volcánicas. Los vecinos están en la más triste condición, han quedado en desamparo y están amenazados por el hambre y piden socorro a las autoridades y vecinos de la República. Al tener las autoridades conocimiento de este triste suceso, dispuso el jefe político de Grecia enviar una comisión de vecinos de Sarchí Norte al mando del agente de ese lugar, para que presten los primeros auxilios a los vecinos de Toro Amarillo, Los comisionados llevaron víveres y medicinas. Hasta ahora se sabe de los siguientes nombres de personas que perecieron: José Esquivel, Celina Hernández, dos hijos y una hermana, Selim Chavarría, su esposa y una hija, Agustina Arias y un hijo de Juan Rodríguez.

El sismólogo Federico Güendel et al. (1992) hace un mapa de la escala de Intensidades Mercalli Modificada.

Mapa de intensidades de Federico Güendel et al., 1992.


Los movimientos sísmicos en Toro Amarillo comenzaron a las seis de la tarde y antes del gran terremoto se sintieron muy fuertes convulsiones. Además. Un sordo y persistente ruido mantenía en alarma a los vecinos.

Entre las casas arrastradas por la inundación están la de don Narciso Blanco y la de Rosa Blanco. La cantidad de ganado que se ha perdido es inmensa y los campos cultivados y las vegas del río han quedado cubiertos de una espesa capa de lodo volcánico.

De Río Grande comunican que una hora después del temblor del miércoles bajó una inmensa creciente en Río Grande, arrastrando árboles y piedras y haciendo un ruido que producía pánico. Duró la creciente hasta las cinco de la mañana, quedando el agua mezclada con lodo volcánico que despedía un fuerte olor a azufre. Al bajar la creciente dejaba pequeños pozos de agua de color verde y de sabor muy desagradable. En las riberas aparecieron muchísimos peces muertos.

En San Pedro de Poás, nuestro corresponsal informa que el sismo fue precedido de una pequeña sacudida que se sintió cinco minutos antes. Esta sacudida de aviso la sintió e inmediatamente encendió la luz, pero fue inútil pues al venir el choque grande el candelabro bailó sobre la mesa y cayó al suelo con todo y la candela, quedando el cuarto completamente a oscuras. Las paredes del templo están cuarteadas y una torre habrá que demolerla. El comerciante don Manuel Murillo experimentó pérdidas por valor de unos 2 mil colones.

En Santa Bárbara la torre de la iglesia se cuarteó y habrá que demolerla. Una imagen de Santa Bárbara que estaba sobre la portada cayó desde arriba y se hizo pedazos.

En Naranjo, villa cabecera del cantón del mismo nombre, con 2700 habitantes, hubo una serie de pequeños temblores que principiaron a las seis de la tarde del miércoles y culminaron con el terremoto de las 12:40 de la noche. Desde que principió a temblar hubo alarma. Luego a medida que se aproximaba la media noche se oían ruidos que se supone provenientes del Poás. El gran choque de las 12:40 deconcertó por completo a las gentes. Según la apreciación de buenos observadores, fue trepidatorio, seguido después de fuertes ondulaciones y la duración alcanzó casi 40 segundos.

Dice nuestro corresponsal, señor Rafael Blanco: “El pánico y la tristeza en su grado más elevado se apoderaron del ánimo de las gentes, con justísima razón, pues el caso no era para menos. Se oía ruido espantoso, la población toda crujía, ya cada momento creíamos que quedaría barrida como la ciudad de Cartago. Los vecinos corrían en todas direcciones, y partía el alma ver a las madres sacando a los niños en brazos y a los parientes sacando a los enfermos. Lo más imponente era el canto del “Santo Dios” por casi todos lados. Ese canto en una situación como la que atravesábamos hacia mayor el pánico. Las gentes se refugiaron en el mercado y otras en la plaza, bajo los árboles. Las tristes noticias de las desgracias ocurridas en Sarchí hicieron mayor la consternación”.

La iglesia ha sufrido de tal manera que puede decirse que no es utilizable; toda la población ha sufrido grandes daños; hay un 40% de casas inhabitables; los comerciantes han tenido grandes pérdidas pues muchos estantes se derrumbaron. La Oficina de la Jefatura y la del Telégrafo quedaron completamente inutilizadas; hubo que trasladarlas a una casa particular de madera, que fue alquilada con ese propósito.

Naranjo, 10 de junio a las 5:00 p.m.

Este domingo 9 de junio, en la mañana, se sintió aquí una serie de temblores, el último de gran intensidad; las multitudes llenas de espanto, unos se tiraban en el suelo haciendo cruz, otros imploraban al creador que tuviese compasión de nosotros, mártires olvidadizos de las orgías y placeres de ayer y hoy, sumidos a efectuar toda clase de rogativas en los momentos que inhumanamente la naturaleza nos envía como premio a nuestros egoísmos su criminal poder gigantesco. Cuando la gente con más ferviente devoción se encontraba oyendo misa, se sintió un fuerte temblor; llenos de espanto se precipitaron a la salida del templo, produciéndose una gran confusión en la que hubo muchos contusos.

A consecuencia de los temblores, el atropello, la incertidumbre de los feligreses, las carreras, los angustiosos gritos, el sonido de las campañas y las dulces oraciones, todo contribuyó para que la pobre señora se atacase al corazón y entregase momentos después en el mismo templo y rodeada de sus hijos, su alma a Dios. Es de esperarse que el señor Obispo de orden al párroco y a los creyentes, de no visitar los santuarios hasta sus reparaciones, pues el caso de hoy repetirse con peores consecuencias, y hacerles ver lo que dijo el fustigador de los mercaderes del templo, que vive aún al través de los siglos estas sus palabras divinas: el que expone su vida en peligro peca mortalmente. Es de ley de amor y de justicia decir a los católicos el peligro que corren al frecuentar las iglesias por el deplorable estado en que se encuentran, pues de lo contrario muchas nobles vidas van a conseguir por ir a practicar el santo evangelio, el camino mejor de ir a la eternidad y con grande pecado. Inmediatamente me presenté en la casa donde yacía el cadáver, a su lado su esposo e hijos, el más joven de 5 años, partía el alma con estas palabras: “mamá despierta”.

En tan doloroso trance me dirigí al esposo y este me reveló su mala situación; apenas tenía para la compra de la semana. Me despedí de aquel cuadro de dolor y me presenté al político don Federico Alvarado para que enviase por derecho, ley y humanidad, a socorrer a la familia y les diese caja mortuoria. Contestación: Municipalidad no tiene en su poder un cinco. En vista de esta contestación conociendo la nobleza de las gentes de estos pueblos, me lancé a la calle no dudando que la justicia y la caridad reinan en el alma de estos laboriosos y nobles campesinos, así como lo demostraron. El señor político me acompañó en la humilde obra de pedir, suspendiendo nuestra tarea con 53 colones que hicimos entregar al esposo, que hoy llora su esposa amada. Nota dolorosa: Una pobre familia que vino a buscar trabajo, vino a encontrar la muerte y el luto eterno de sus corazones. Esta familia la formaban Guillermo González, Juana Solis y 7 hijos, el menor de 5 años.


INFORMES DE LA COMISIÓN CIENTÍFICA CONFORMADA POR  TRISTAN, BIOLLEY Y COTS AL SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Periódico La Información

En la madrugada del 6 de junio de 1912, el señor Cots, jefe del Observatorio, procuraba aunque no había luz eléctrica, por todos los medios retirar las placas ya impresionadas de los sismógrafos, sustituyéndolas por otras nuevas por si los fenómenos se repetían. El señor Biolley auxiliaba al señor Cots en ese trabajo.

Sismograma del terremoto del 6 de junio de 1912, registrado en San José.
Periódico El Noticiero


9 de Junio. A fin de estudiar los últimos fenómenos sísmicos, el Centro de Estudios Sísmicos de Paría ha comisionado al profesor Montesus de Ballore, para que se traslade a este país. El señor Ballore, es Director de Observatorio de Chile, salió ayer de aquel país con dirección a esta República.

Periódico El Republicano

Grecia, 9 de junio a las 3:55 p.m.

Al Ministro de Fomento: Según lo acordado ayer con el señor Presidente, salí esta mañana para Las Chorreras del Río Sarchí, San Juan y Vigía, con el objeto de averiguar en cuanto fuese posible, las causas de la gran inundación ocurrida momentos después del temblor del 6; llegué a los lugares a las 9 a.m. A esa misma hora ocurrió un fuerte temblor oscilatorio que estimo en intensidad VII; ese temblor fue seguido de 35 más, siendo estos otros de al menos intensidades que varían de IV a VI. Hubo además, más de 100 con intensidades II y III. Encontré los flancos WNW del volcán completamente despedazados; calculo sean 300 manzanas de montaña las que se derrumbaron cegando el cajón de los ríos; las cimas de Pacayal, San Juan y Vigía están cruzadas por grandes grietas en todas direcciones, y la montaña en donde nacen esos ríos, reventada en la base. Aguardo hoy señor Tristan para salir mañana a Laguna Vieja. Pablo Biolley.

Periódico La República

Grecia, 11 de Junio a las 7:45 p.m.

Exploramos hoy el nacimiento del río Sarchí. La loma que separa este río del San Juan, con muchos y grandes deslizamientos y grietas largas y profundas en varias direcciones en 300 manzanas. Estos derrumbamientos, que principiaron con el terremoto del 6 y se aumentaron considerablemente con las temblores del 9, estando presente Biolley, se observan en los nacimientos de los ríos Sarchí, San Juan y Vigía.

Vista del cauce del río Sarchí

Por la parte norte de la cordillera hubo mayores desprendimientos en las montañas. Solo en dos ríos, el Sarchí hacia el sur y el Anonos hacia el norte, hubo gran aumento de aguas lodosas, que ocasionaron la conocida inundación en los Bajos de Toro Amarillo y en las vegas del río Sarchí. En los demás ríos los derrumbes ocasionaron pequeñas y repetidas cabezas de agua que no produjeron daños. Hoy corren todavía lodosos. Los ríos Anonos y Sarchí nacen en los flancos noroeste y suroeste de un antiguo cráter llamado Potrero Grande o Laguna Vieja, próximo al actual cráter del volcán Poás. Por el gran temblor, hubo rupturas internas en las hondonadas, por las cuales discurrió gran cantidad de agua acumulada por la infiltraciones anteriores en ambos flancos, dando origen al aumento frl caudal de aguas que arrastró con gran violencia los grandes derrumbes próximos al nacimiento de los ríos citados. El fondo del cauce del río Sarchí es muy profundo, está limpio y sin señales de aterros ni diques. En la inundación arrastró una masa de tierra, verdaderamente colosal, con la cual formó el lodo espeso que llegó hasta una altura de 40 metros en los lugares más angostos. Para investigar con más exactitud nos acompañaron cinco vecinos, buenos conocedores de esos lugares. Durante el día de hoy no se ha sentido ningún temblor. Alfredo Fernández informa que el volcán Poás no presenta ningún fenómeno anormal. Solo se divisan los grandes derrumbes que cayeron en el cauce del río Anonos.

Vista del cauce del río Toro Amarillo 

San Jose, 24 de junio

Desde anoche (23 de junio) regresó a la capital la comisión científica enviada a los lugares que fueron teatro de los últimos fenómenos. Los señores comisionados guardan absoluta reserva mientras presentan un informe oficial. Con gran actividad y esfuerzos, hemos podido acopiar, sin embargo, los detalles auténticos que siguen:

El epicentro de los últimos temblores está situado en las cabeceras de los ríos Sarchí y Anonos, punto que se conoce con el nombre de Planada y cerro de Las Chorreras. Allí hubo indudablemente, en tiempos remotos, un cráter del volcán Poás; luego se cegó y quedó cubierto de cenizas, arena y hojas; encima nació yerba. Esos elementos de subsuelo enteramente permeables, eran propicios a la infiltración de líquidos; en el interior del cerro se formaron grandes depósitos de agua y lodo. Con el terremoto del seis del corriente, que alcanzó la máxima intensidad en aquel punto, pues allí, como dijimos, tuvo su epicentro, y este fue muy superficial, el cerro se dislocó, se hizo pedazos desde la base, y salieron en torrentes las aguas y sustancia podridas por tan largo tiempo estancadas, causando la inundación que tantos desastres produjo. El olor de las materias derramadas era el característico del barro podrido, no el de hidrógeno sulfurado o azufre que podría darle a las avenidas del Sarchí y Anonos calidad de erupción volcánica activa como se suponía. La hipótesis de los comisionados tiene amplio apoyo en hechos y comprobaciones. Los datos concretos sobre el particular son estos:

- 300 manzanas derrumbadas; con un volumen aproximado de 150000 metros cúbicos, sin contar con el agua y el lodo que debió de salir por el punto en donde se reventó la montaña, en el nacimiento del río Sarchí.

- La velocidad de la inundación, o sea la fuerza de arrastre fue de 353 metros por minuto, sea 5.90 metros por segundo.

- Distancia del puente al nacimiento del Sarchí 10660 metros. Altura diferencial de las cabeceras al puente, 900 metros; gradiente 11.75%.

- La longitud del río Anonos, de su nacimiento al lugar donde se junta con el Toro Amarillo, 7 kilómetros, teniendo en la parte superior 125 metros de ancho, y unos 14 metros en el fondo del cauce, por lo cual tiene una forma trapezoide.

Análisis de la muestra realizada a las aguas y sedimentos del río Sarchí por el Dr. Michaud
El único carácter anormal de la muestra del agua del río Sarchí, es la presencia de ácido sulfúrico libre de 8 mg por litro en el agua filtrada y la presencia de sulfato básico de aluminio en el sedimento, la mayor parte del cual está constituido por arcilla. La cantidad de ácido sulfúrico no es suficiente para verse en el papel tornasol, pero se percibe inmediatamente al agregar unas gotas de tintura de tornasol a unos 100 cc de agua.

Finalmente, el geólogo Pablo Ruíz Cubillo, en el 2012 realizó un mapa de susceptibilidad de deslizamiento de este terremoto, que puede ser apreciado en la siguiente figura.


Mapa de susceptibilidad a deslizamientos del terremoto del 6 de junio de 1912. Pablo Ruiz, 2012.

Periódico El Repúblicano

Rosendo del Valle: Por la catástrofe horrenda de Toro Amarillo

Nuestro pueblo vuelve a ser azotado. Nuestros vecinos hermanos vuelven a ser sorprendidos por el fantasma devastador que sin respetar propiedades arrasa son sembrados, con campos de cultivo, con pacíficos hogares llevándose en el arremolinado y negro torbellino, preciosas vidas de seres queridos, dejando en inmensa turbación a familias enteras.

Hoy la galera desató sus concentradas iras en la región de Toro Amarillo, y sufren los crueles rigores de este trágico fenómeno que dejó a su paso huella tan señalada, los pueblos todos de la provincia de Alajuela como son Grecia, Naranjo, Zarcero, Poás, etc., que lloran con horrenda locura de delirios de muerte, los últimos fatales sucesos que por desgracias recayeron en dicha comarca.

Acostumbrados vivimos ya al castigo de la Naturaleza, que no otro título cabe dar al feroz elemento que de año en año llega, cuál azote de Atila, a traernos la ruina más asoladora, dejando caer sobre nuestros campos la miseria popular más espantosa. ¿Qué año vemos a Costa Rica libre de negros festones, de orlas luctuosas, de cuadros de dolor, que en su rápida y vertiginosa salida deja regado ese oculto y temible enemigo que tiene su guarida radical en nuestro suelo, que duerme no sabemos dónde, pero que al despertar de su letargo en que por algún tiempo permanece, nos acaricia con un rugido amenazador de muerte, desahogando con su sacudida nerviosa todos los oídos hacia este pequeño rincón centroamericano donde la paz de los hombres es concreta?

Hoy vuelve a azotarnos la cola de ese monstruo invisible que con su lento despertar vino a poner en fuerte conmoción a la capa terrestre, dejándonos tristes impresiones y crueles amarguras. Ya la calma, el bienestar, la tranquilidad palpable de los pueblos felices desaparecieron de Costa Rica para nunca más volver.

La herida es de muerte para nuestro hermoso terruño; podremos aliviarle en sus horas angustiosas, porque es nuestro deber, podemos infundirle valor en sus decaimientos, pero la herida jamás cicatrizará, porque el Titán de los montes cuya figura orgullosa se destaca grande y gigante como un túmulo de piedra, cuando se siente colmado de ambiciones sacude su copiosa melena para conmovernos y dominarnos con su ronco bramido terrorífico. ¿Volverá a renacer en su oportuno caso? Ayer fue Cartago,  la ciudad silenciosa y de antiguas leyendas; después Tres Ríos; hoy Grecia; mañana nadie sabe a quién le tocará el chasquido lastimero de su látigo. Todos estamos a ese Rey y Señor sujetos, todos vivimos bajo su temor, y él entre tanto, se yergue altivo y crece para imponernos el terror, hasta cuando se nos presenta con voz quejumbrosa y débil.

Ya la prensa, levantando con justicia su voz, hizo un llamado general para verificar suscripciones, obras benéficas, y llevar un lenitivo a esos hogares cuyas familias han sufrido los dolores más crueles, que nunca por grande que sea el remedio, compensará lo perdido. Este es el momento de hacer el bien y debemos acogernos a esta sola idea; los hombres estamos obligados a ayudarnos los unos a los otros. No solo los gobiernos han de sacrificarse para aliviar a los infelices campesinos que todo lo han perdido en esta desolada hecatombe; corresponde a todo buen ciudadano, sea el origen que sea, puesto que en la tierra todos somos hermanos, y allí donde hay una familia transida de dolor y un pueblo sumido en la más espantosa ruina, azotado por la fúnebre ola huracanada, allí debe llegar el remedio a manos llenas para evitar de algún modo el cruel martirio del hambre y del frío, a nuestros hermanos.

Yo no soy costarricense, pero hoy vivo unido al corazón costarricense y siento en su desgracia las mismas conmociones porque bebo de sus propias fuentes, estando obligado por deber, por amor y por patriotismo, a tender una mirada compasiva hacia aquellos infortunados pueblos que viven temerosos por el brazo amenazador que los destruye y aniquila. Ninguna ocasión tan propicia se ha presentado como esta para que se efectúe cuanto antes una velada benéfica en nuestro Coliseo Nacional con la cooperación de todos los artistas residentes en San José, que se forme una comisión de señoras que coloquen todas las localidades de palcos y lunetas entre las familias más acomodadas, sin sujeción a tarifa ninguna, sino a la voluntad de cada uno, poniendo solamente en venta la taquilla de galería con precio señalado, y ese producto que en esas condiciones puede dar un brillante resultado se asume a lo que se está recolectando, y sirva de ayuda a nuestros sufridos hermanos que hoy lamentan con dolor y tristeza su horrenda desgracia.


Etiquetas: , , , ,

1 comentarios:

A las 23 de marzo de 2017, 16:31 , Blogger Unknown ha dicho...

Hola Waldo.

Mi nombre es Anthony Murillo Estudiante de Licenciatura de la Escuela de Ciencias Geográficas de la UNA, me encuentro en el proceso de relizacion de mi ante proyecto de tesis, el cual lo he nombrado como "Análisis macrosísmico del terremoto de Bajos del Toro de 1912 como aporte al conocimiento del riesgo sísmico de la región.", y la información que ud escribe en este blog me es de mucha utilidad, me gustaría saber de donde son las fuentes, si ud tiene acceso a ellas y ver de que manera podemos conversar de las mismas. Espero hacer contacto con ud para poder conversar, este es mi correo por el que podemos conversar mejor amurillo2305@gmail.com.

Saludos

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal