domingo, 21 de julio de 2013

Sismo del martes 20 de abril de 1896



Sismo del martes 20 de abril de 1896
La prensa Libre, Año VII, N° 2119

Santo Dios…Pues señores ya no ganamos para sustos; las gentes están muy alarmadas, por motivo de los temblores que han habido tan consecutivos en esto últimos días; varias personas dicen que va a suceder lo mismo que hace ocho años (se refieren al terremoto de Fraijanes de 1888), tiempo aquel de los grandes terremotos que hicieron de las suyas en Costa Rica: que pusieron en el suelo a gran número de edificios y que la mayor parte de los habitantes tenían que dormir en los solares o potreros, librándose así de cualquier desgracia: pues no es muy cómodo morir despachurrado por el techo y paredes de una casa. Y hay persona que desde ahora se alista para construir un rancho en el solar, diciendo que es para los meneones de tierra no la sorprendan sin tener donde dormir; pues…..buena idea.

Ayer en la mañana hubieron cuatro temblores de menor a mayor; el primero casi no se sintió; el segundo fue más fuerte; el tercero …..¡Caracoles! que por poco nos tumba al suelo; y el cuarto fue una continuación del tercero, o el final de todos; en esos momentos no se veía otra cosa que gente que corría de un lado a otro, que salía a la calle, a los solares, gritando: Santo Dios, Santo fuerte, Santo Inmortal, líbranos de todo mal, o bien, Jesús, María y José, o Dios nos asista y nos acompañe, en resumen, que todo parecía el fin del mundo, según lo pintan los devotos. Por gran suerte hasta ahora no tenemos que lamentar ninguna desgracia en esta capital. En Cartago sí, según oímos decir a una persona de esa ciudad: parece que la torre de la iglesia del Carmen fue a dar a tierra, lo mismo que una pared del cuartel principal. Los cartagineses están sumamente alarmados.

Ojala que los señoritos temblores desaparezcan, que no prosigan en su tarea de molestarnos; pues de lo contrario sería muy penosa la vida en Costa Rica: el sarampión, las paperas, el cólera infantil, la crisis monetaria, los temblores…….! Cuantas calamidades, por María Santísima!

Los últimos temblores dañaron de tal modo la casa frente al mercado, en la esquina NO, donde tiene la carnicería don Francisco Vargas, que han tenido que apuntalarla con palitos que el día menos pensado no resisten, y pueden ocasionar una desgracia. La policía debiera inspeccionar esa casa que además está fuera de línea, y de refaccionarse ha de ser en lo que establece la ley.           

Mensaje del corresposal en Cartago José J. A. (por la forma de escribir ha de ser un extranjero o un limonense) del día 26 de abril de 1896:

Señor editor de La Prensa Libre:
Hace días no molestarlo a usted, así es que ya es justo me inserte entre columnas de su estimable periódico este mal escrito recordería. La pobre Cartago estar triste, jamás alegrar en forma; nosotros pensar mucho tantas cosas hacer falta, después venir semejantes temblorones, dejarnos nerviosos, asustadizos, hacer daños establecimientos, lástima muchos licores perderse; romper algunas paredes iglesias y edificios, más no caer ninguno; policía activa obliga salir familias casas viejas amenazar ruina, mas olvidarse ésta exigir hagan concurrir todos los niños escuelas y no vagar calles, también cumplir ley de vagancia y juegos prohibidos, dar el lleno ley profilaxis con ciertas prostitutas que hacer mucho mal.  

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal